panoramica blanco full

Estudio permite suministrar dosis de insulina a pacientes diabéticos a través de lápiz mínimamente invasivo

Lograr una mayor adherencia a los tratamientos para personas insulino requirentes y mejorar su calidad de vida, es el objetivo que guía el estudio de costo-eficacia en el uso de la insulina NPH por medio de lápices en Atención Primaria, de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile, en conjunto con el Servicio de Salud Aysén y el Consultorio Víctor Domingo Silva de la ciudad de Coyhaique.

El estudio, destinado a diabéticos tipo 2 de más de 60 años que se atienden en dicho establecimiento de salud, consiste en suministrar a través de un lápiz con insulina precargada la dosis justa de esta sustancia, a través de un método menos invasivo, ya que muchas de las causas que explican esta baja adherencia a los tratamientos de terapia con insulina se deben a los inconvenientes en el uso de las jeringas, como también dificultades de preparación y dosificación, además del temor natural de algunos pacientes a las inyecciones. Por eso lo lápices de insulina son una forma moderna de administración, menos invasiva y que pueden facilitar el autocontrol de la diabetes. El uso de lápices de insulina no es nuevo en nuestra región, pero hasta el momento está restringido a otros tipos de insulina, en diabéticos tipo 1 y pacientes con diabetes tipo 2 más avanzada, siendo resorte de indicación de especialista. Con este cambio de paradigma, el uso de insulina NPH en Atención Primaria, hasta el momento mediante el uso de viales y jeringas, cambia a lápices precargados, lo cual permitiría mejorar sus controles metabólicos desde fases más precoces de la enfermedad.

Según la Encuesta Nacional de Salud de 2017, en Chile la Diabetes Mellitus tipo 2 mantiene una prevalencia estimada de un 12,3% en personas mayores de 15 años, cifra que llega al 30,6% en adultos mayores. Aunque el 86% de las personas diabéticas conocen su condición, sólo el 58,2% a nivel poblacional está en buen control, es decir, mantiene cifras de Hemoglobina glicosilada (HbA1c) menores a 7%.

Paola Peña Núñez, quien es parte del equipo de investigadores, es enfermera matrona y asesora técnica de la Seremi de Salud Aysén, además de alumna tesista del Magíster en Salud Pública de la Universidad de Santiago de Chile, y comenta que “el consultorio Víctor Domingo Silva aceptó inmediatamente ser parte de este estudio y se trata de ver la eficacia y los costos asociados de cambiar un método de insulina de inyección con lápiz versus una jeringa, inicialmente en pacientes mayores de 60 años, pero con el fin de que a futuro pueda ser un tratamiento a implementar en el resto de la red de Atención Primaria y en otros grupos etarios”.

Este grupo etario fue elegido por los problemas de visión y movilidad “y porque muchas veces no tienen redes de apoyo para que puedan ayudarle a inyectarse con estas jeringas y sacar las dosis de insulina y con el lápiz se puede mejorar eso y estamos viendo resultados preliminares en pacientes que se han cambiado de método y están muy contentos y con resultados clínicos alentadores”, agregó Peña.

Desde el Consultorio Víctor Domingo Silva agradecieron la posibilidad de contar con este estudio que permite mejorar la calidad de vida de los pacientes insulinorrequirentes. “Estamos trabajando en un estudio de insulina NPH, cuya administración es a través de un lápiz de insulina. Es el primer estudio en este consultorio y se me ha encargado como especialista su supervisión. Hemos reclutado 59 pacientes y actualmente tenemos 52 con el uso del lápiz y de momento los resultados son avanzados”, manifestó la Dra. Joselyn Robles, médico internista del establecimiento.

El objetivo principal de este estudio es compensar las patologías crónicas como la diabetes, que se asocian a muchas complicaciones médicas si no es controlada adecuadamente.

“Para mí ha sido un beneficio tremendo, ya que con el otro tratamiento era terrorífico por los pinchazos que sufría mucho y a veces no me pinchaba por el miedo al dolor y con esto me ha traído muchos beneficios, me he sentido muy bien, me ha bajado la dosis de insulina, porque no llevaba el tratamiento con la jeringa, ahora con esto estoy muy bien y muy agradecida del programa”, indicó Brunilda Mansilla, una de las pacientes que es parte de este estudio de manejo de los pacientes con diabetes e insulina y que cumplió cinco meses con este nuevo método de aplicación.

Se estima que los resultados finales de este estudio se conocerán a fines de este año.